Hipertermia Magnética

¿Qué es la Hipertermia Magnética?

La hipertermia es uno de los muchos enfoques que actualmente se están probando como terapia coadyuvante para el tratamiento del cáncer. Ha demostrado tener un importante efecto sinergético combinada con la radioterapia, así como importantes efectos de mejora con numerosos citostáticos.

La Hipertermia Magnética utiliza una combinación de campos magnéticos alternos y nanopartículas magnéticas como agentes de calentamientos. El objetivo de este enfoque es la elevación de la temperatura de la región local del tumor por medio de las pérdidas magnéticas de nanopartículas sometidas a un campo magnético alterno, y hacerlo sin dañar el tejido sano circundante.

En cuanto a la pérdida de energía en el material magnético, hay dos efectos diferentes a considerar:

a) las pérdidas magnéticas causadas por desplazamientos de paredes de dominio (en partículas multi – dominio) llamadas pérdidas Néel, y

b) la pérdida de energía de rotación mecánica de las partículas, actuando contra las fuerzas viscosas del medio líquido (pérdidas Brown).

Ambos efectos se suman por lo que la energía perdida se convierte en CALOR.

La técnica que utiliza estos mecanismos para inducir el calentamiento de los tejidos vivos es a menudo llamado hipertermia fluída magnética o magneto hipertermia.

La hipertermia fluída magnética (HFM) es una entre muchas técnicas utilizadas en oncología, consistente en calentar los tejidos con fines terapéuticos. La HFM es generalmente utilizada como terapia de adicional a los tratamientos estándar (radioterapia, por ejemplo). Los hallazgos indican una mejoría en los resultados de los pacientes tratados con la combinación de radioterapia con hipertermia. Algunos estudios han mostrado como la combinación de hipertermia y radioterapia presenta mejores resultados en lo que se refiere a la reducción del tamaño tumoral.

Hay muchas otras técnicas para realizar hipertermia, como por ejemplo aquellas en lasque se utiliza láser, radiación ionizante y microondas como agentes generadores de calor. Aunque estas técnicas son capaces de subir la temperatura intracelular hasta la muerte celular, pueden tener efectos adversos colaterales como la ionización del material genético (radiación) o la falta de selectividad (microondas) que afectan a los tejidos sanos circundantes.

Un enfoque diferente, desarrollado sobre todo en la última década, es la termo-citólisis selectiva, basada en el proceso de pérdidas magnéticas. Esta estrategia, llamada magneto-térmico-citólisis o termoablación magnética, es una técnica prometedora gracias al desarrollo de métodos precisos para la síntesis de nanopartículas magnéticas funcionalizadas (FMNPs).

Para los tratamientos de hipertermia se utilizan nanopartículas magnéticas con las superficies funcionalizadas (para lograr una alta especificidad) en busca de su acumulación sólo en el tejido tumoral. Dependiendo del éxito en la solución de este problema bioquímico y fisiológico de especificidad, se espera desarrollar diferentes protocolos de hipertermia específicos de cáncer .

En 2010, los ensayos de hipertermia magnética basados en el uso de MNPs han pasado fases preclínicas, recibiendo la aprobación regulatoria como una nueva terapia clínica llamada termoterapia.